Estas aquí: Inicio » Blog » PSITÁCIDAS o LOROS
veterinario exóticos huelva

PSITÁCIDAS o LOROS

  • CENTRO VETERINARIO ANIMALVETX EL SALADILLO
  • CENTRO VETERINARIO ANIMALVETX EL SALADILLO
  • CENTRO VETERINARIO ANIMALVETX EL SALADILLO
  • CENTRO VETERINARIO ANIMALVETX EL SALADILLO
  • CENTRO VETERINARIO ANIMALVETX EL SALADILLO
  • CENTRO VETERINARIO ANIMALVETX EL SALADILLO
  • CENTRO VETERINARIO ANIMALVETX EL SALADILLO

¿QUÉ SON LAS PSITÁCIDAS O LOROS?

Las psitácidas o comúnmente llamadas Loros, son una familia de aves llamadas comúnmente loros o papagayos. Incluyen casi 400 especies diferentes y su hábitat natural son principalmente las zonas tropicales y subtropicales. Tienen como características comunes el pico robusto y curvado hacia abajo, la postura del cuerpo erguida y garras prensiles.

ALIMENTACIÓN PARA LOROS Y SIMILARES

La mayoría de loros en cautividad reciben dietas desequilibradas con demasiadas pipas, o semillas poco variadas. Ésta es la primera causa de enfermedades en los loros. Aunque existen grandes diferencias entre distintas especies de loros, esta dieta es adecuada, con pequeñas modificaciones, para la mayoría de ellos. Su veterinario le proporcionará información más detallada.

Hay dos sistemas para alimentar correctamente a un loro:

  1. DIETA VARIADA DE SEMILLAS Y VEGETALES FRESCOS
    • 60% mezcla de semillas:

Una buena mezcla lleva más de una docena de semillas diferentes, y muy pocas o ninguna pipa.

  1. 40% vegetales frescos:
    • 3 partes de legumbres (germinadas, en remojo o cocidas): garbanzos, alubias, lentejas, guisantes, judías verdes…
    • 2 partes de verduras y hortalizas: zanahoria, escarola, brócoli, endivias, acelga, espinaca, col, perejil, lechuga,…
    • 1 parte de fruta: albaricoque, manzana, fresas, papaya, uva, plátano…
  1. PIENSO COMPUESTO. Se pueden emplear piensos granulados. Cada bocado de estos piensos constituye un alimento completo. Es un sistema más cómodo, pero cuesta un poco acostumbrar al loro a la nueva dieta.

Se pueden combinar los dos sistemas y dar a la vez pienso, más semillas y vegetales frescos, pero hay que asegurarse de que el loro consume de forma equilibrada todos los elementos de la dieta. De lo contrario se corre el riesgo de que al añadir nuevos elementos al pienso, ya de por si equilibrado, se desequilibre la composición de la dieta.

Complementos: Complejo multivitamínico y fuente de calcio (grit, piedras minerales, hueso de sepia, pequeñas cantidades de requesón o yogur…).

Particularidades de algunas especies:

  • Periquitos, inseparables (Agapornis) y cotorritas carolina o ninfa: consumen menor proporción de alimento fresco y mayor de semillas.
  • Loris: comen casi exclusivamente fruta y néctar.

LA EDUCACIÓN DE LOS LOROS

Los loros son muy inteligentes y son capaces de aprender durante toda su vida cosas nuevas. Por eso es muy importante dedicar a nuestro loro un rato todos los días y durante ese tiempo enseñarle cosas nuevas.

Es básico educar a nuestro loro para que nos obedezca y conviva de una forma agradable con nosotros. Educándolo pasaremos tiempo con él y será un loro sociable y feliz. Las órdenes más sencillas con las que podemos empezar son:

  • SUBE”: Empezaremos tocando suavemente las patas de nuestro loro desde abajo y diciendo “SUBE”. Cuando pose una de sus patas encima de nuestra mano sujetaremos sus deditos y subiremos la mano para que se acabe de agarrar con la segunda pata. Hay que actuar con paciencia y tranquilidad, cuando el loro se suba las primeras veces tenemos que premiarle diciéndole cosas cariñosas y agradables o dándole un premio. Si tenemos miedo a que el loro nos pique podemos empezar el entrenamiento cubriendo nuestra mano con una toalla. Es básico que el loro no le coja miedo a la toalla, así que tenemos que jugar tapándole y destapándole con la toalla para que lo tome como algo divertido y seguro.
  • BAJA”: Situaremos la mano en la que está el loro posado un poco más baja que una percha a la que queremos que vaya. Rotaremos la mano en dirección a la percha despacio haciendo que el loro se incline hacia delante y pronunciaremos la palabra “BAJA”. Muchas veces antes de apoyar las patas nuestro loro apoyará el pico.
  • «AHÍ»: Esta es sin duda la orden más beneficiosa que vamos a enseñar a nuestro loro. Con esta orden conseguiremos que el loro se pose en una percha fuera de la jaula y no se mueva, así que estará junto a nosotros y no encima (que es algo perjudicial), evitaremos traumatismos e intoxicaciones y además podremos disfrutar de su compañía y él de la nuestra. Utilizaremos perchas móviles para practicar en diferentes sitios de la casa. Siempre tenemos que situar la percha de forma que los ojos del loro queden por debajo de los nuestros. Premiaremos al loro cuando se mantenga encima de la percha con palabras dulces y cariñosas o con su comida preferida, saldremos de la habitación 2 min. y lo premiaremos si se ha mantenido en la percha. Nunca hay que reñir al loro si baja de la percha, sino que lo volveremos a colocar encima y seguiremos con los premios si se mantiene encima unos instantes.

CRÍA A MANO DE POLLOS DE PSITÁCIDAS / LOROS

Los pollos de aves psitácidas pueden ser criados por sus padres naturales o por padres adoptivos, o bien pueden ser criados artificialmente. Cada modalidad tiene ventajas e inconvenientes. Hay varias razones para optar por la crianza artificial de psitácidas:

  1. Los padres rompen los huevos, desatienden o son agresivos con los pollos.
  2. Uno de los pollos es más débil que el resto de sus hermanos.
  3. Aumentar la productividad de una pareja de aves.
  4. Para conseguir pollos mansos y habituados al contacto con las personas.

TEMPERATURA Y HUMEDAD

Los pollos de psitácidas no pueden regular su propia temperatura corporal ni alimentarse por sí mismos y tienen su sistema inmune escasamente desarrollado. Por ello tanto las condiciones ambientales e higiénicas como la alimentación de los pollos han de ser escrupulosamente controladas.

Los pollos se mantienen las primeras semanas de vida en incubadoras en donde se pueda controlar la temperatura y la humedad. La humedad ha de ser superior al 50%, lo cual puede conseguirse simplemente introduciendo un pequeño cacharro con agua en la incubadora.

La temperatura ha de ajustarse de forma individual, según el comportamiento que se observe en cada pollo: un pollo que sienta frío tirita, un pollo con calor está incómodo, se mueve constantemente y puede presentar una coloración cutánea rojiza en lugar de rosa pálido. Los pollos recién nacidos necesitan alrededor de 38ºC de temperatura durante los primeros días hasta 1 semana de vida, los pollos todavía sin plumas unos 33ºC, y cuando empiezan a emplumar unos 28-30ºC. Cuando están emplumados pueden mantenerse en contenedores abiertos si la habitación está suficientemente caldeada.

Cuando los pollos empiezan a intentar salir del recipiente o contenedor donde están instalados ya pueden pasarse a una jaula. Es en este momento cuando suelen empezar a comer por sí mismos. Es importante no poner los pollos demasiado pronto en las jaulas pues esto les ocasionará un considerable estrés.

ALIMENTACIÓN Y CRECIMIENTO

Hay numerosos preparados comerciales y fórmulas magistrales para la alimentación artificial de psitácidas. Se ofrecen generalmente distintas composiciones según la especie de psitácida de que se trate: por ejemplo, mayor contenido en grasa en guacamayos y menor en los loris. Estos preparados se presentan en polvo, de forma que se puede controlar exactamente la concentración de la comida. Como se dijo anteriormente, se debe extremar la higiene y la limpieza en la preparación de la papilla.

Los pollos recién nacidos se han de alimentar inicialmente con una papilla con un 10% de sólidos y 90% de agua, e ir aumentando la concentración de sólidos a razón de 2-3% diario. En la 2ª semana de vida se llega una concentración del 25- 30% (según especies y preparados) que se mantiene hasta que el pollo se alimenta por sí mismo.

La comida ha de calentarse hasta 40-41ºC y se administra con jeringa, cuchara o sonda. En caso de calentar la comida con microondas hay que tener en cuenta que el agua y las partículas de comida se calientan de forma diferente: las partículas de comida alcanzan una temperatura superior al agua, por lo que hemos de remover bien la papilla para homogeneizar la temperatura, de otra forma podemos provocar una quemadura en el buche del pollo.

Los pollos de menos de 2-3 semanas de vida se adaptan más fácilmente a la alimentación artificial. Es imprescindible pesar al pollo cada día por la mañana temprano, antes de la 1ª comida, cuando el buche, estómago e intestinos están vacíos. Este peso nos va a orientar sobre la cantidad de comida a administrar, y es la mejor forma de controlar el crecimiento y el estado de salud del pollo.

Los neonatos entre 1-5 días de vida han de ser alimentados 7-10 veces al día (casi cada hora); los pollos todavía con los ojos cerrados 4-6 veces/día; cuando abren los ojos 4 veces/ día; y cuando empiezan a emplumar puede reducirse a 3 veces poniendo ya comida a disposición del pollo. La cantidad de comida a administrar cada vez es aproximadamente un 10-12% del peso diario. Es posible que el buche no se vacié totalmente entre comidas pero por la mañana antes de la 1ª comida del día el buche debería estar vacío.

Los primeros días de vida el neonato gana peso lentamente, pero después se inicia la fase denominada de “crecimiento logarítmico”, con una ganancia de peso de alrededor de un 10% diario. El pollo empieza la fase de “independizaje” cuando ya está emplumado y comienza a comer por sí mismo, pudiendo rechazar incluso la alimentación artificial. En esta fase se retira primero la comida de la mañana, después la del mediodía, y por último la de la noche. Al iniciar este periodo, el pollo puede incluso haber superado el peso normal de un adulto de su especie, y es normal que durante esta fase pierda aproximadamente un 10-15% de su peso.

ALTERACIONES MÁS FRECUENTES

Los pollos son muy sensibles a cualquier agente infeccioso: bacterias, hongos, levaduras y virus. Los síntomas son muy variables según el agente infeccioso causante y de la localización de la infección. Así, puede haber decaimiento generalizado, diarrea, regurgitación de la comida, etc. Las infecciones en los pollos progresan rápidamente y pueden ser mortales si el animal no recibe atención veterinaria.

Las alteraciones que afectan al funcionamiento del buche son relativamente frecuentes. Pueden ser debidas a infecciones, impactación de la comida (por una concentración incorrecta de la comida), cuerpos extraños o comida muy fría. Ocasionalmente, pueden producirse quemaduras en el buche por administración de comida muy caliente. Excepto si se trata de quemaduras muy pequeñas, requieren intervención quirúrgica.

Algunos pollos muestran retraso en el desarrollo (conocido en inglés como “stunted growth”): este síndrome puede producirse debido a diversas causas como nutrición y/o condiciones medioambientales inadecuadas o infecciones crónicas. Si la causa se corrige rápidamente, el pollo puede recuperarse.

La aspiración de comida por las vías respiratorias es muy grave y puede producir una neumonía mortal. Los pollos pueden aspirar comida cuando son alimentados incorrectamente o bien tras regurgitar. La gravedad del proceso depende de la cantidad de comida aspirada, pero en general el pronóstico es malo.

PAUTAS PARA EL TRATAMIENTO DE VOCALIZACIÓN EXCESIVA EN LOROS

  1. Determinar causa/s:
    • natural
    • miedo
    • ansiedad
    • búsqueda de atención
    • manipulación del comportamiento de las personas
    • actividad sexual
  1. Eliminar causa
  1. Ofrecer alternativas:
    • enriquecimiento ambiental
    • dieta variada
    • adiestramiento de trucos
  1. No premiar el mal comportamiento inadvertidamente.

Regla de oro: jamás prestar atención cuando grita, ni tan sólo contacto visual.

  1. Premiar el silencio:
    • Establecer un nivel tolerable de ruido: cierto ruido es inevitable y bueno.
    • Recompensar cada vez que lleva 5 minutos de silencio.
  1. El castigo no funciona.
  1. Controlar evolución: anotar frecuencia, esperar hasta semanas para efecto.
  1. Fármacos

PAUTAS PARA EVITAR DOMINANCIA DE LOS LOROS

  • Trabajar fuera del territorio del loro
  • Interaccionar con el loro estando nosotros un poco por encima
  • Repetir órdenes verbales sencillas: “sube”, seguidas de recompensa (comida)

PAUTAS PARA EVITAR VUELO DESCONTROLADO EN LOROS

  • Que consiga lo que quiere (atención) sin tener que volar:
    • Recompensar con una caricia, una palabra o un minuto de compañía con frecuencia, y siempre que esté tranquilo
    • Dedicarle en general más tiempo y entrenamiento
  • Que no consiga lo que quiere (atención) volando:
    • Evitar físicamente las situaciones en las que prevemos que volará: encerrándolo, llevándolo a otra habitación, dándole otras cosas que hacer…
    • Si vuela no recompensar con atención: marcharse sin mirarle ni hablarle

LA PSITACOSIS

La psitacosis, también llamada ornitosis o clamidiosis, es una enfermedad presente en todo el mundo, causada por un germen llamado Chlamydophila psittaci (antes Chlamydia).

La enfermedad puede presentarse en todo tipo de aves, siendo especialmente frecuente en la familia de las psitácidas (loros y similares). También puede afectar a mamíferos, entre ellos al hombre. La popularización de los loros como mascotas ha generado una atención creciente sobre esta enfermedad.

La existencia de esta enfermedad no debe causar alarma, pues con las precauciones adecuadas, la convivencia con un loro no representa ningún riesgo significativo. De todos modos, cualquier loro recién adquirido debería ser examinado por un veterinario especializado, y ser sometido a un test de psitacosis.

TRANSMISIÓN DE LA PSITACOSIS

La transmisión se produce principalmente cuando un animal sano inhala polvo procedente de excrementos o plumas de aves infectadas. También es posible el contagio por contacto directo con las secreciones oculares y respiratorias de un animal infectado. Las aves en situaciones de estrés eliminan mayor cantidad de gérmenes infectivos.

Por estas razones la enfermedad se detecta con mayor frecuencia en ejemplares recién importados, o en colectivos alojados en malas condiciones.

Las aves aparentemente sanas también pueden ser portadoras de la enfermedad y transmitir la psitacosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: